Ir al contenido principal

Entradas

¿RIOJA O RIBERA?

Entradas recientes

IZQUIERDA-DERECHA

En términos aproximados, entiendo que la izquierda defiende una política progresista, mientras que la derecha sostiene una política conservadora.             El ciudadano de derechas ve arriesgado transformar lo que funciona y le conviene, mientras que el ciudadano de izquierdas persigue el cambio del sistema vigente en aras de un beneficio más social y equitativo.             Hay en la izquierda una reivindicación esencialmente ética, mientras que la derecha se aferra a posiciones de solidez utilitaria y funcional, siempre provechosas para un sector de la población más o menos pudiente. La peor suerte de la gran mayoría se tiene por natural. “Siempre ha habido ricos y pobres”.             Y en la secular dialéctica entre ambos contendientes,  la izquierda se alza de manera natural con un halo de justicia y equidad, quedando la derecha un tanto vergonzante, si bien le queda recurrir al santo amparo eclesial.
            Pero es seguramente mucho menos conflictivo profesar de derechas que …

NAVES COLGADAS

NUBES BLANCAS, BLANCAS NAVES
AL PAIRO, NAVES COLGADAS
QUE NI EL CIELO HIENDEN
NI FLOTAN, QUE VUELAN PARADAS.

NUBES DE ESPUMA DE MAR,
DE BLANCA NIEVE GLACIAR,
POR ENSALMO APARECIDAS,
NUBES DE UN CUADRO HUIDAS.

NUBES BLANCAS ESTÁTICAS,
A NINGUNA PARTE VAN,
DE NINGÚN SITIO VIENEN,
FUERA DEL TIEMPO ESTÁN

                   José Siles Artés

GUARRERÍA

La higiene es una obsesión. No es una obligación. Ducharse diariamente raya en la obsesión, Una gran parte de la población seguramente lo siente así. No ocurría de esta manera en otros tiempos. Recuerdo el olor a humanidad y sudor que se percibía en recintos públicos en los años cuarenta y cincuenta. En los vagones del metro, por ejemplo. Y en los cines, donde el acomodador aparecía por el pasillo central pulverizando desodorante. Ya en general constituimos multitudes inodoras. Pero persiste el hábito de tirar papeles al suelo en lugares públicos, a pesar del gran aumento  de papeleras, sobre todo en las calles. En bares y cafeterías, las servilletas de papel, huesos de aceitunas, palillos de dientes y restos diversos de aperitivos orlan con frecuencia el pie de los mostradores: una guarrería. Está claro que abstenerse de usar las papeleras no es una obsesión. Es una cómoda y autocomplaciente despreocupación.

PREGUNTAS

¿ADÓNDE VAN ESAS ENCINAS,
TAN PARADAS?
TAN FIJAS A LA TIERRA,
TAN AGARRADAS,
¿HACIA DÓNDE MARCHAN?

Y ESOS PRUNOS EN FLOR
EN VESTIDO DE FIESTA,
¿QUÉ CANCIÓN CANTAN?

INTENSO SILENCIO DE UNA
A OTRA ARBOLEDA LLEGA.
EL DÍA SE APAGA
MIENTRAS BRONCOS, ATERRADOS
PERROS, LADRAN A LA NADA.


José Siles Artés

DESOLVIDO

Se olvidan las vivencias, las experiencias, los sucesos más o menos protagonizados. El tiempo avanza y la desmemoria va inexorablemente borrando, desdibujando nuestro pasado.             Los hechos, las circunstancias, el escenario y las personas integrantes de los recuerdos son todos vulnerables, progresivamente, al hacha de la desmemoria.             ¿Adónde van a parar esos recuerdos que vamos perdiendo? ¿Hay algún lugar de nuestra conciencia, de nuestro subconsciente, donde vayan cayendo? ¿Y quedan allí definitivamente sepultados?             ¿O existe una región, una especie de limbo, donde nuestras experiencias pasadas se van depositando íntegramente y viven frescas como antaño?             Me hago estas preguntas a raíz de un sueño que he tenido recientemente. Soñé con un conflicto que, en mi calidad de funcionario, tuve con la Administracion. Sufrí mucho, porque creía llevar razón en algo que me afectaba sobre manera. El asunto se resolvió algún tiempo después y, pasados los años…

DESAYUNANDO EN COMPAÑÍA

La hora del desayuno fuera de casa, en compañía sobre todo, puede ser uno de los ratos más agradables del día.             Sienta bien comunicarse, compartir, intercambiar impresiones y opiniones, conversar de lo que se tercie. Pero parece  que ya el factor compañía no es indispensable. Como parece ocurrir con esta chica tan sonriente, sentada en la terraza de un bar, que da cuenta de un panecillo untado de aceite de oliva, mientras alternativamente habla o escucha al móvil que tiene frente a sí, apoyado en el servilletero. Y aún se me ocurre una pregunta: ¿Estará charlando con alguien que también está desayunando en este momento?